Xoloitzcuintle – Perros Pequeños

Origen del Xoloitzcuintle

El Xoloitzcuintle o Xolo es una raza de perro aún muy desconocida dentro del mundo canino y eso es debido a la carencia de ejemplares que existen y la poca popularidad que tienen debido a su aspecto poco atractivo (para algunos) donde a primera vista suelen fijarse en su ceño fruncido, los ojos bizcos y las orejas en forma de antena parabólica.

Sus orígenes se remontan hacia el año 3.500 A.c, en el México prehispánico y es allí donde esta raza posee un alto valor histórico y cultural. En la antigüedad fueron considerados por los aztecas como perros sagrados porque creían que el Xoloitzcuintle acompañaba el alma de los muertos cuando viajaban al Mictlán (Ultramundo). Tal era esta creencia que cada vez que alguien fallecía se sacrificaba un ejemplar y se le enterraba junto al difunto para que lo pudiera acompañar.

xoloitzcuintleEl término Xoloitzcuintle procede del vocablo azteca en el que xolotl dispone de varios significados como desconocido, desfigurado, payaso y esclavo y la expresión itzcuintli significa perro. En la mitología azteca xolotl también era conocido como el dios de la vida y la muerte, de los gemelos, de lo desconocido y de la oscuridad, donde habitualmente era asociado con imágenes monstruosas.

Durante la conquista y colonización europea que se realizó en México esta raza estuvo a punto de extinguirse y ello fue debido a que se empezó a utilizar a estos perros como una fuente de alimento por parte de los exploradores ya que lo consideraban un manjar y, por otro lado, se quería eliminar todo vestigio de las tradiciones religiosas que se relacionaban a esta raza.

Posteriormente a la Revolución Mexicana (1919-1920), el Xoloitzcuintle empezó a encontrarse en auge debido a la adopción por parte de varios de los artistas más importantes de aquella época que lo empezaron a resaltar como uno de los símbolos de la identidad mexicana. A raíz de esta popularidad se comenzó aceptar la raza en las distintas federaciones caninas del país, aunque se tuvo que esperar hasta el año 1989 para que fuera aceptado por la FCI (Federación Canina Internacional).

Aspecto del Xoloitzcuintle

Dentro de la raza xoloitzcuintle nos podemos encontrar con tres diferentes tamaños que son el miniatura, estándar y el mediano. En este artículo tan solamente hablaremos del xoloitzcuintle miniatura, los otros dos tamaños son considerados como perros guardianes y el miniatura como perro de compañía.

Como suele ocurrir también como en el crestado chino, la mayoría de las personas tan solo relaciona a esta raza como un perro sin pelo, aunque la verdad es que también existe una variedad de xoloitzcuintle con pelo y que nacen dentro de la misma camada de perros sin pelo. Es decir, que en una misma camada pueden nacer los dos tipos de variedades aunque el gen que produce la ausencia de pelo es el dominante. La constitución de ambos es la misma, lo único que se les diferencia es por la ausencia o no de su pelaje. Según los estándares caninos internacionales el xoloitzcuintle debería ser;

  • Cabeza: Ancho en su base y estrechándose hacia el hocico, visto desde la parte superior tiene una forma de cuña. El cráneo está bien proporcionado al cuerpo con unas mandíbulas fuertes y articuladas con sus dientes en forma de tijera (al cerrar la boca los dientes de abajo descansan en la parte inferior de los de arriba). La trufa ha de ser de color oscura en los perros oscuros, de color café o rosada en perros de color bronce y moteada en los perros moteados. Los ojos de tamaño mediano deben tener forma de almendra y su color podrá variar ya que debe ser semejante al color de su piel. Las orejas son largas y grandes en proporción a su cabeza, las porta siempre erectas. Las orejas caídas o recortadas son motivo de descalificación.
  • Cuerpo: Es ligeramente más largo que alto con un lomo musculoso y una espalda perfectamente recta. Las extremidades delgadas disponen de una musculatura bien definida y un aplomo correcto. Los cachorros pueden nacer con la piel arrugada, pero a medida que van creciendo su piel se vuelve más firme.
  • Cola: Es larga y delgada, estrechándose cada vez más hacia la punta. En movimiento la porta elevada y arqueada pero sin llegar a tocar la espalda. En reposo está apuntando hacia el suelo con una ligera curva. Su longitud debe llegar a los corvejones del perro.
  • Pelaje: Dividiremos las dos variedades. Variedad sin pelo; En algunos ejemplares suelen aparecer pequeñas trazas de pelo en la cabeza y el cuello, pero no deben sobrepasar los 2,5 cm de longitud ni tampoco deben formar un copete largo y suave. Habitualmente también se puede encontrar pelo en los pies y al final de la cola. Su piel es lisa y muy sensible al tacto. Variedad con pelo; El pelo debe ser corto, liso y sin subcapa de pelo. En ambas variedades el color del pelo debe ser uniforme y sólido donde la gama de colores variara desde el negro, gris negruzco, gris pizarra, gris oscuro, rojizo, hígado, bronce o rubio; también pueden presentarse moteados en cualquier color incluyendo manchas en color blanco.
  • Altura: Se encuentra entre los 25 y 35 cm a la cruz siendo los machos los más altos.
  • Peso: Se sitúa entre los 2,5 y 7 kg, deberá ser proporcionado a su altura.

Carácter del Xoloitzcuintle

Dada su inteligencia, así como de su naturaleza sociable y cariñosa lo hace ser perfecto como animal de compañía. En edad adulta el Xolo es un perro muy tranquilo pero distante con los extraños, no demandará de mucho ejercicio y bastará con un simple paseo para satisfacer sus necesidades. Cuando son cachorros son más activos y pueden ser bastante destructivos si no se les mantiene ocupados con juegos o realizando ejercicio.

Al igual que como en el galgo enano son perros muy sensibles e inteligentes por lo que para su aprendizaje deberá utilizarse técnicas de refuerzo positivo, nunca mediante el castigo. Bastará con una sola mirada severa para que rápidamente entienda que su conducta no es la correcta. Al tener una personalidad tan delicada hace que no sea una buena mascota para los niños de corta edad o que sean demasiado traviesos ya que rehuirá de estar con ellos.

El xoloitzcuintle es un buen perro guardián ya que es bastante territorial y protector de su familia pero esto también nos puede traer serios problemas ya que pueden llegar a ser agresivos. Para evitar esto deberemos procurar sociabilizarlo lo antes posible para que desde cachorro se vaya acostumbrando a relacionarse con personas extrañas y otros perros.

Cuidados y Salud del Xoloitzcuintle

xoloitzcuintle

xoloitzcuintle

Nos encontramos ante una raza generalmente sana, pero como todas las razas, no están exentas de los evidentes problemas que pudieran surgir de origen genético. Para poder evitar dentro de todo lo posible este tipo de enfermedades hereditarias como la displasia de cadera, luxación de rótula, hipotiroidismo o defectos hereditarios de los ojos entre otras, es más que recomendable que solicitemos al propietario del criadero o al futuro vendedor, el historial clínico de los padres de nuestro perro xoloitzcuintle para que de esta forma podamos comprobar que se encuentran libres de las enfermedades que se pudieran transmitir genéticamente a sus descendientes y en este caso a nuestro futuro cachorro.

Además de poder comprobar que nuestro futuro cachorro esté libre de cualquier enfermedad hereditaria también deberemos de estar pendientes de que esté al corriente de sus vacunas para evitar las posibles enfermedades de contagio.

Se podría pensar que un perro sin pelo necesita de poco o ningún cuidado, pero estaríamos completamente equivocados. Una peculiaridad de esta raza es que poseen glándulas sudoríparas por lo que hace que suden por su piel y sus almohadillas para poder regular su temperatura corporal. A diferencia del ser humano 😉 el olor de su sudor no es desagradable pero si debemos de cuidar mantener su piel seca y limpia para evitar que se produzcan los llamados “comedones” espinillas que tapan los poros y que no deben ser apretadas.

Al carecer de pelo también suelen sufrir más los rigores del frío por lo que no dudaran de exponerse a cualquier rayo de sol para poder calentar su cuerpo. Esta exposición al sol puede ocasionar graves quemaduras en su piel u originar importantes problemas dermatológicos. Por lo tanto, se recomienda aplicar una vez al día una crema hidratante neutra e hipoalergénica para así poder proteger su piel. Además de estas cremas, en los perros sin pelo de tonalidades de piel más claras sería aconsejable el uso de un protector solar sobre todo en las épocas de verano o primavera.

Al contrario que suele ocurrir como en otras razas, el Xolo sin pelo podría ser bañado todo los días si fuese necesario y si no sería conveniente al menos una vez a la semana. Para su limpieza es preferible el uso de una esponja de fibras suave para poder exfoliar su piel y retirar todas las células muertas.

Debido al gen que produce la alopecia en esta raza, este también afecta en gran medida a sus piezas bucales por lo que suelen tener perdidas dentales con facilidad y problemas de mal alineamiento. Esta circunstancia provocará que tengamos que tener un control frecuente de su boca así como una limpieza dental exhaustiva para poder mitigar este pequeño inconveniente.

La esperanza de vida del Xoloitzcuintle se sitúa entre los 12 y 15 años, aunque no sería de extrañar que nos podamos encontrar con ejemplares que sobrepasan holgadamente esa edad. Todo ello dependerá de la calidad de vida y su historial de salud que hayan tenido.

Os dejo este interesante reportaje sobre las características del Xolo y sus diferentes tamaños.

loading…


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.