Schipperke – Perros Pequeños

Origen del Schipperke

El Schipperke es una raza antigua que surgió en la región de Flandes, Bélgica, alrededor del siglo XVII. La raza es descendiente de un perro pastor de color negro llamado Leauvenaar, desde esta raza también se le atribuye la descendencia del Pastor Belga que conocemos en la actualidad. Dentro de estas dos variedades de razas, el Schipperke fue criado para ser cada vez más pequeño y de esta manera era más factible de manejar.

La primera constancia que se tiene de esta raza de perro es el en año 1690, cuando los zapateros bruselenses del barrio San Grey organizaban competiciones para exhibir su creación de collares cincelados con los cuales adornaban a los Schipperke.

Posteriormente, dado su gran instinto guardián y lo poco que ocupaba, se hizo muy popular entre los marineros de aquel puerto para cuidar de las provisiones de los barcos mientras estuvieran atracados en puerto. Su nombre proviene de la palabra flamenca “Schip” que significa barco que junto a su pequeño tamaño hizo que se ganaran el apodo de “Little Skipper” o el “pequeño capitán”.

A finales del año 1800 la raza empieza hacerse muy popular entre los hogares belgas. En el año 1880 se muestra por primera vez el Schipperke en una exposición canina consiguiendo grandes adeptos de la raza que la hicieron muy popular en todo el mundo. De entre estos entusiastas cabe destacar a la reina Maira Enriqueta que se convertiría en una de las grandes difusoras de la belleza de esta raza.

Aspecto del Schipperke

Su apariencia es la de un perro pastor de pequeño tamaño, pero con una constitución fuerte y compacta. Una de las características principales de esta raza es su pelaje largo y abundante de color negro zaino. Según su estándar Internacional (FCI) el Schipperke debería ser;

  • schipperkeCabeza: En forma de cuña, pero no muy alargada con una transición de la región craneal a la región facial no muy acentuada. El Stop (depresión naso-frontal) definida pero sin ser exagerada. El hocico no es muy alargado, pero debe tener una forma puntiaguda según nos acerquemos a la trufa que deberá ser siempre negra. La longitud del hocico aproximadamente será un 40% de la longitud total de la cabeza. La mandíbula es fuerte con dientes sanos que realiza una mordida de tijera (al cerrar la boca los dientes de abajo descansan en la parte inferior de los de arriba). También es aceptada la mordida en “pinza” (los incisivos superiores e inferiores se chocan entre sí, cerrando paralelamente). Los ojos son pequeños de color pardo oscuro y de forma almendrada. Las orejas de implantación alta son muy pequeñas, puntiagudas y triangulares.
  • Cuerpo: De forma cuadrado y ancho, su longitud deberá ser aproximadamente igual que su altura a la cruz. Su espalda es recta, en ocasiones sube ligeramente la grupa hasta la cruz. Las extremidades son de hueso fino pero con un perfecto aplomo.
  • Cola: De implantación alta. Algunos ejemplares nacen anuros (sin cola) o con una cola incompleta, no pudiendo ser penalizados por ello. Cuando nacen con toda su cola deberá llegar al menos hasta el corvejón. Se acepta la cola enroscada o portada sobre su espalda.
  • Pelaje: Dispone de dos capas de pelo. Una capa externa abundante, compacta, lisa, con un tacto seco y duro. Y una capa interna que es suave y densa que le otorga una perfecta protección contra el frío. En las zonas de las orejas, la cabeza, parte delantera de las extremidades y en los corvejones el pelo ha de ser más bien corto. En el resto del cuerpo, el pelo es más largo y pegado, salvo alrededor del cuello que se encuentra más separado formando un “collar” que le da una forma voluminosa. El color es un negro zaino salvo su capa interna de pelo que no debe ser completamente negra. Se acepta un color un poco de gris en los perros más longevos.
  • Altura: No existe una altura oficial en esta raza, aunque lo aconsejable sería ene los machos entre los 28- 33 cm y en las hembras entre los 25-30 cm.
  • Peso: Se acepta entre los 3 a 9 kg, aunque lo ideal sería entre los 4 a 7 kg.

Carácter del Schipperke

Nos encontramos ante una de las razas de perros pequeños más inteligentes lo cual lo hace ser perfecto para poder adiestrarlo o incluso en participar en pruebas caninas como el agility.

El Schipperke podríamos decir que es un perro grande atrapado en el cuerpo de un perro pequeño, tiene un gran instinto de guardián y no dudará en proteger a su familia ante cualquier extraño. Con los niños es pura devoción lo que siente hacia ellos, intentará participar de sus juegos y relacionarse con ellos, siempre y cuando lo traten con respeto y cariño ya que de lo contrario rehuirá de su compañía.

Son perros bastante activos y curiosos por lo que su hábitat preferido son las zonas amplias donde pueda desarrollar su personalidad. No suele mostrarse agresivo con otros perros, aunque deberemos procurar que una vez tenga todas sus vacunas exponerlo gradualmente a los diferentes estímulos tanto sonoros como visuales, así también como al contacto con personas extrañas y otros perros para obtener de esta manera un perro sociable.

Cuidados y Salud del Schipperke

El Schipperke es un perro que suele gozar de una excelente salud, pero al igual que ocurre como en otras razas, estas no se encuentran libres de los posibles problemas hereditarios que pudieran surgir. Para evitar en todo lo posible la transmisión de este tipo de enfermedades hereditarias como pudieran ser la displasia de cadera, luxación de rótula, hipotiroidismo o defectos hereditarios de los ojos entre otras, sería aconsejable que pidiésemos al propietario del criadero o al futuro vendedor, el historial clínico de los padres de nuestro cachorro de Schipperke para que de esta forma podamos comprobar que se encuentran libres los padres de todas las enfermedades que se pudieran transmitir genéticamente a sus descendientes y en este caso a nuestro futuro cachorro.

Ciertas enfermedades hereditarias no se manifiestan hasta que el perro llegue a tener plena madurez, soliendo ocurrir alrededor de los dos años de edad. Por lo tanto, no sería recomendable que se utilizasen perros para el apareamiento que no alcancen dicha madurez ya que se podrían estar transmitiendo alguna enfermedad a sus descendientes sin tener constancia de ello.

Su esperanza de vida se sitúa alrededor de los 15 años, aunque no sería extraño que hubiese ejemplares que superen holgadamente dicha edad. Todo ello dependerá del estilo de vida que hayan llevado así como su historial clínico.

Os dejamos este precioso video de estos cachorros de Schipperke 😉

loading…


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.