Sarna en Perros – Síntomas y Tratamiento

Sarna en Perros, todo lo que deberías saber

¿Que es la sarna en perros?

La sarna en perros o también conocida como escabiosis es una enfermedad dermatológica altamente contagiosa causada por la presencia de distintos tipos de ácaros en la piel del perro. Los ácaros son diminutos parásitos (0,5mm) con aspecto de cangrejo que sobreviven sobre todo en la piel y el pelaje. Dependiendo del tipo de ácaro que estuviese contagiando a nuestro perro, así tendremos un tipo de sarna u otra, por lo tanto, un tratamiento especifico en cada caso. Algunos ácaros de la sarna son residentes normales de la piel de nuestro perro, mientras que otros no los son.

sarna en perrosAunque cualquier ácaro puede causar la sarna, principalmente existen dos tipos de sarna que son las más proclives de provocar los ácaros;

  • La sarna Demodécica también conocida como Demodeccia, Demodicosis o Sarna roja y es producida por el ácaro  Demodex Canis.
  • La sarna sarcóptica también llamada sarna común que es causada por el ácaro  Sarcoptes scabiei (suele ser la más frecuente).

Pese a los abundantes estudios sobre los diferentes ácaros que existen, las causas exactas de la sarna en perros son desconocidas. Algunos expertos en la materia opinan que pueden influir factores genéticos como los desequilibrios en el sistema inmunológico por lo que predispondrá a que un perro pueda desarrollar la sarna.

Dentro de la gran variedad de ácaros, la especie Demodex Canis se ha podido comprobar que es la que más suele habitar en los folículos de la piel y cabello. Se transfiere en la mayoría de los casos al cachorro durante su etapa de lactancia a través de la madre portadora.

Síntomas de la sarna en perros

Como hemos mencionado anteriormente, la sarna en perros podríamos dividirla en dos tipos; la sarna Demodécica y la sarna Sarcóptica. En ambos casos, el ácaro se alimenta de la piel, el sebo y la queratina del perro, pero es la hembra del ácaro la principal causante del picor que sufre nuestro perro ya que son las que cavan los túneles microscópicos en su piel para poder depositar sus huevos.

Los primeros síntomas de la enfermedad suelen aparecer entre las 2- 6 semanas desde que se contagió. Es muy importante una detección temprana de los síntomas ya que de esta forma evitaremos la propagación a otros animales y que se pueda agravar el diagnóstico.

Entre los dos tipos de sarna a los que nos estamos refiriendo, debemos de tener en cuenta ciertos aspectos que las hacen ser muy diferentes entre sí;

  • Sarna Demodécica: El único momento que se transmite el ácaro demodex canis es cuando pasa de la madre portadora a sus cachorros bien sea en el momento del parto o durante los primeros días de lactancia. Este tipo de sarna no es contagiosa, por lo tanto, es muy difícil que pueda ser transmitida a ningún persona o animal. En el perro afectado por este ácaro, sus síntomas se puede presentar de forma localizada que  normalmente suele ser en la cara y/o miembros anteriores. Son pocos los casos donde se pueda presentar de una forma generalizada por todo el cuerpo.
  • Sarna Sarcóptica: A diferencia de la anterior, este tipo de sarna en perros es altamente contagiosa tanto para cualquier otro animal como para el ser humano. Su contagio puede ser a través del contacto con el animal como también de forma indirecta, (a través de los objetos que estuvieran en contacto con el perro enfermo como pueden ser sus collares o los recipientes de comida). Las lesiones típicas en este tipo de sarna suelen producirse alrededor de los márgenes de las orejas, cara, axilas y la zona del vientre.

Otros de los síntomas de la sarna en perros que suelen ser más comunes son:

  • Picor (el perro no deja de rascarse)
  • Irritación de la piel.
  • Pérdida de pelo localizada.
  • Inflamación en algunas zonas de la piel.
  • Descamación cutánea.
  • Pérdida de apetito con la consiguiente merma de peso.
  • Absceso y heridas en la piel.
  • Olor desagradable de la piel (sobre todo las zonas infectadas).
  • Zonas de la piel ennegrecidas (hiperpigmentación).

sarna en perros

Tratamiento de la sarna en perros

En algunos casos, los primeros síntomas de la sarna en perros puede llegarse a confundir con una plaga de pulgas, lo que provocará que la enfermedad pueda seguir avanzando y no nos demos cuenta de su aparición hasta que observemos síntomas más severos como pueden ser las manchas oscuras en la piel o zonas amplias de alopecia.

Existen varias formas de combatir la sarna en perros y el procedimiento a seguir no dependerá tan solo del tipo de sarna que nuestro perro pueda padecer, sino que también dependerá de otros factores como la raza, edad y en que punto se encuentra la afección. Dada la complejidad de la enfermedad para un acertado tratamiento deberemos acudir a nuestro veterinario para que pueda valorar a que tipo de problema nos estamos enfrentando. Un mal uso por parte de los medicamentos y productos que se encuentran en el mercado contra ácaros, puede provocar severos inconvenientes en nuestro perro, únicamente se deben utilizar bajo prescripción directa de nuestro veterinario.

La forma más común de combatir los ácaros en perros suele ser a través de soluciones tópicas, bien por vía oral o inyectable y en la mayoría de casos es combinado con champús medicinales de acaricida. En solución tópica, suele utilizarse el medicamento selamectina que se presenta en una pipeta y se aplica directamente sobre la piel del perro en la zona de la cruz. Una de las ventajas de este producto, es que también nos proporciona una prevención contra el gusano del corazón y previene las pulgas y garrapatas así como la sarna sarcóptica.

sarna en perros

Cuando en la piel se observan infecciones bacterianas secundarias como pústulas o zonas ennegrecidas, también es necesario la administración de antibiótico bien sea por vía oral o inyectable junto a fármacos que potencien su sistema inmunológico. Para calmar el picor y de esta forma evitar que siga rascándose, seria suficiente cualquier tipo de analgésico o antiinflamatorio para animales que existan en el mercado.

Cuando estemos realizando el tratamiento de la sarna con nuestro perro, deberemos protegernos lo máximo posible para evitar contagiarnos. Sobre todo con el tipo de sarna Sarcóptica.

En los perros de pelaje medio-largo sería recomendable rasurar su pelo todo lo que nos fuese posible ya que de esta forma el tratamiento que se aplica llegará correctamente a la piel. La duración del tratamiento de la sarna en perros es muy variable ya que dependerá del tipo de ácaro culpable de la enfermedad, así también como el grado de infestación. Hay perros que se curan en dos o tres meses y no vuelven a presentar ningún episodio de sarna en toda su vida, en cambio, en otros casos su curación es más prolongada y tienen una mayor tendencia a sufrir recaídas.

¿Como prevenir la sarna en perros?

No existe una forma de proceder segura para prevenir la sarna, pero si podemos tener en cuenta ciertos aspectos que harán que sea más difícil que nuestro perro se pueda ver afectado. Dentro de los dos tipos de sarna más comunes, la más peligrosa por sus elevados casos de contagio es la sarna sarcóptica o también conocida como escabiosis.

Si tenemos el conocimiento de que algún perro pueda tener ese tipo de sarna evitaremos que se acerque a nosotros al igual que a nuestro perro y lo mantendremos apartado en una zona libre de contagio. Cuidaremos de mantener limpias y desinfectadas todas las zonas donde nuestro perro suela encontrarse, especialmente donde duerme.

Debemos estar pendientes de no faltar a ninguna revisión por parte de nuestro veterinario, así como de los periodos de vacunación y desparasitación. Así mismo, mediante una alimentación que cubra todas sus necesidades nutritivas y en los casos que fuese necesario algún complemento vitamínico, procuraremos mantener su sistema inmunológico en optimas condiciones para evitar la aparición de la enfermedad o acelerar su recuperación si ya se encuentra infectado.

Remedios caseros para la sarna en perros

Aunque los remedios caseros no sirven completamente para curar la sarna canina, si nos pueden ayudar para aliviar los síntomas y la incomodidad que puede provocar la sarna en perros. A continuación, mencionaremos algunos de los remedios caseros que se puede proporcionar a tu perro junto con la medicación.

sarna en perros

  1. Agua Oxigenada y Boráx: La solución es 3% de agua oxigenada (peróxido de hidrógeno) por dos partes de agua, cuando ya tengamos aproximadamente medio litro de la mezcla le añadiremos dos cucharadas de Boráx o sal de boro (lo podemos encontrar en droguerías) y lo removeremos. Una vez esté todo bien mezclado, lavaremos a nuestro perro una vez a la semana con esta solución pero no debemos secarlo. Dejaremos siete días de descanso y repetiremos otra vez. Tan solo debemos bañarlo con esta solución dos veces y se dará por terminado el tratamiento.

El bórax es muy tóxico si se ingiere. Debemos cuidar de que no beba de la solución cuando lo lavemos.

2. Miel: Es un excelente remedio para el tratamiento de ácaros. Se aplica directamente sobre la piel infectada del perro y dejaremos que actúe. Si nuestro perro suele estar por el campo sería mejor no utilizarla ya que se verá infestado de otros tipos de insectos que les gusta la miel. Para que nuestro perro no se pueda lamer la miel podemos utilizar un collar isabelino.

3. Aceite de Neem: Es un remedio eficaz para ayudarnos a combatir la sarna en perros. También aplicaremos sobre la piel infectada del perro y dejaremos que actúe.

4. Yogur:Utilizaremos para ello un yogur orgánico y se lo aplicaremos donde tenga las zonas de las heridas, es muy útil para las zonas de los oídos.

5. Solución de Limón y Ajo: Para realizar la mezcla utilizaremos 30-40 dientes de ajos, seis o más cascaras de limón y el zumo de un limón. Picaremos los ajos con las cascaras de limón y añadiremos el zumo del limón. Cuando tengamos todo bien picado hervimos cuatro litros de agua y lo agregamos. Esperaremos a que la solución se enfríe y lo aplicaremos generosamente sobre la piel del perro. Podremos utilizarlo a diario durante al menos diez días.

6. Vinagre de manzana: Una cucharada de vinagre de manzana sin pasteurizar en la comida del perro nos ayudará para potenciar el sistema inmunitario de nuestro perro.

7. Aceite de oliva: Para aliviar los problemas de picor y la irritación de la piel también podemos aplicar directamente en la piel del perro unas gotas de aceite de oliva.

Este artículo es meramente informativo, en Perros pequeños no disponemos de la facultad de recetar ningún tratamiento veterinario ni tampoco de realizar ningún tipo de diagnóstico. Si sospechas que tu mascota pueda encontrarse enferma te invitamos a que lo lleves lo antes posible a su veterinario para una correcta valoración.

Por último, y no menos importante, si opinas que la información que has leído a satisfecho tu consulta, tan solo pedirte que lo compartas en cualquier red social para que de esta forma nos ayudes en nuestra labor altruista. Muchas gracias y que tengas un buen día ;-).

loading…


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.