Las 10 razas de perros japoneses

Hoy en día los perros japoneses han dejado de ser una rareza para convertirse en unas mascotas con muy buena reputación. Su carácter suele ser muy distinto al de otras razas de perros ya que suelen ser más independientes y son muy desconfiados con los extraños.

Entre las razas de perros japoneses más conocidas nos encontramos con el Akita y el Shiba, pero existen ciertas razas de perros japonesas que estamos seguros te sorprenderán. Te invitamos a que leas este artículo sobre las 10 razas de perros japoneses donde podrás descubrir algunas razas que desconocías.

Entre las 10 razas de perros japoneses nos encontramos;

  1. AKITA INU

Es una de las razas más conocidas en todo el mundo y podríamos afirmar que su fama se debe particularmente a la película basada en hechos reales y protagonizada por Richard Gere; Hachiko. Sus orígenes son inciertos, se piensa que tiene una antigüedad de más de 3.000 años. Durante los inicios de esta raza se utilizaron exclusivamente para la caza del oso pasando posteriormente a ser usados como perros de peleas.

Por suerte, en el año 1908 se prohibió este tipo de peleas y con el tiempo la belleza del akita fue ganando más adeptos llegando incluso a considerarse como el perro nacional de Japón.

El akita inu es un perro bastante grande muy similar en constitución al pastor alemán (para que te puedas hacer una idea). Su peso oscila entre los 34 a 53 kg y pueden llegar a medir entre los 64 a 71 cm a la cruz. Su principal característica es su cola gruesa cubierta de un abundante pelaje que la porta enroscada en su lomo.

Los akita inu por lo general tienen un carácter independiente y reservado, al igual que la gran mayoría de los perros japoneses como podrás ir leyendo. La convivencia con otros perros a veces se hace difícil ya que suelen tener un temperamento fuerte y les gusta asumir casi siempre el papel de dominantes. La relación con su dueño es fabulosa ya que suelen mostrarse bastante cariñosos con ellos teniendo un fuerte instinto protector hacia ellos.

perros japoneses

2. SHIBA INU

Esta raza de tamaño pequeño es muy similar en apariencia con el akita. Sus orígenes también son muy antiguos y surgen en la parte de Asia Meridional, siendo descendientes de los perros salvajes del Sur de China. Al igual que ocurre con el akita, los shiba inu eran utilizados durante sus inicios para la caza de pequeños mamíferos ya que su pequeño tamaño le limitaba para presas de una mayor envergadura.

Estuvo a punto de extinguirse ya que a finales del siglo XIX la caza empezó a convertirse en un deporte por lo que fueron muchas las razas de otros continentes que se introdujeron en el país llegando a desplazarlo como un perro sin ningún valor. Gracias a la constancia de diversos amantes de esta raza, unieron sus esfuerzos y resurgieron al Shiba Inu que hoy en día conocemos.

En la actualidad el Shiba (Inu sólo significa “perro” en japonés) está considerado al igual que el akita como un monumento natural de Japón.

Su constitución como hemos mencionado es pequeña, el ejemplar macho es menor de 40 cm. Su pelaje es corto y compacto lo que le da una apariencia de un zorro. El carácter del Shiba es perfecto ya que suele mostrarse muy cariñoso con las personas y es poco dominante con otros perros por lo que es raro que tenga problemas con otros animales. Si deseas obtener más información sobre el Shiba te recomendamos que pinches en Shiba Inu.

perros japoneses

3. SHIKOKU INU

Su nombre proviene de la isla japonesa Shikoku del cual es originario esta raza, aunque también es conocido con los nombres de Kochi-ken, Mikawa Inu o Perro Lobo. La utilización de este perro en sus inicios fue para la caza de animales de gran tamaño con el jabalí y el oso, al igual con las otras razas de perros japoneses grandes. Existen en la actualidad tres variedades distintas de esta raza; Awa, Hata y Hongawa, aunque existen muy pocos ejemplares incluso en Japón. La variedad de Hongawa es la que conserva un mayor grado de pureza de sus orígenes.

Su constitución se asemeja al Shiba Inu, aunque claro esta mucho más grande. Su altura a la cruz se sitúa ente los 43 a 55 cm pudiendo llegar a pesar alrededor de los 23 kg. Tiene un buen carácter sobre todo con su dueño aunque con las personas extrañas suele mostrarse un poco distante. Son perros que necesitan de ejercicio constante con lo que no son muy aconsejables para los espacios reducidos como pueden ser los pisos.

perros japoneses

4. KAI INU

Al igual que el shikoku, el nombre de Kai viene dado por su localidad de origen. Esta raza procede de la isla de Honshu (Japón) en la provincia de Kai. En un principio eran perros salvajes que fueron posteriormente domesticados para la caza de animales de gran tamaño como son el jabalí y los ciervos de las altas montañas de la isla de Japón. Existen dos variedades de la raza; una más fuerte con una cara redondeada parecida a la de un oso y el otro ejemplar es de una constitución más delgada, muy similar a la apariencia de un zorro.

En la actualidad, es una raza muy poco frecuente incluso en el propio Japón. Su pelaje puede ser atigrado, atigrado-negro o atigrado- rojo. Son perros muy sociables con el resto de la familia y les encanta poder estar compartiendo su tiempo junto a ellos. Aunque les encanta correr y jugar, suelen adaptarse perfectamente a espacios reducidos como pueden ser un piso. En el año 1934 fue declarado como “Patrimonio Natural” de Japón.

perros japoneses

5. TOSA INU

Apodado el “mastín japonés“, es la raza más grande de los perros japoneses. El Tosa Inu surge a mediados del siglo XIX en la antigua provincia japonesa de Tosa. Los inicios de la evolución del Tosa se lleva a cabo utilizando diversos cruces de razas europeas de gran tamaño como son el mastín, gran danés, san bernardo y el bulldog inglés con una raza autóctona de aquel país que era el Shikoku.

Lo que se buscaba con este tipo de cruces era conseguir un perro corpulento y agresivo que pudiera participar y ganar en las peleas de perros que en aquellos tiempos eran muy populares. Como hemos mencionado anteriormente, en el año 1908 estas peleas fueron prohibidas por lo que el Tosa Inu paso a ser más un animal de guarda que de peleas.

Su apariencia es majestuosa, un perro robusto y enorme que no deja a nadie indiferente allí por donde pase. El Tosa tiene un carácter bastante amigable y solo su constitución puede hacernos presagiar cual era su utilidad en el pasado. Es perfecto para los niños ya que suelen ser muy pacientes y respetuosos con los demás miembros de la familia, aunque no así con los extraños ya que suele mostrarse más tímido y reservado.

perros japoneses

6. HOKKAIDO

Nos encontramos ante una de las razas antiguas más desconocidas de los perros japoneses. Sus orígenes son inciertos, aunque se piensa que puedan proceder de la región de Tōhoku, también conocida actualmente como Michinoku, situada en la zona norte de la isla de Japón.

Esta raza japonesa es muy difícil de encontrar fuera de su país. Se estima que tan solo en Japón existe una población de unos 10.000 a 12.000 ejemplares. Su tamaño es mediano, encontrándose por lo general su estatura entre los 48,5 a los 51,5 cm de altura a la cruz y con un peso alrededor de los 20 kg. Su pelaje muy diferente al resto de los perros japoneses ya que tiene unas capas más gruesas y compactas con una amplia gama de colores que pueden ir desde el rojo, blanco, negro, sésamo, gris lobo y tigre. Muchos de los Hokkaido tienen unas peculiares manchas en sus lenguas que los hacen ser los más preciados dentro de su especie.

Son perros muy valientes y con un carácter fuerte que hace que no se amedrenten contra nadie ni nada. En Japón es muy conocida la lealtad que procesan hacia su amo lo cual lo hacen ser perfecto como perro guardián y/0 de protección.

perros japoneses

7.  KISHU KEN

El Kishu Ken es un perro japonés que se origina en la región de Kishu, conocida hoy en día como Wakayama. Al igual que ocurre con la gran mayoría de los perros japoneses, durante sus inicios fueron utilizados exclusivamente para la caza de animales de gran envergadura como son los ciervos y jabalíes.

Es conocida en Japón una leyenda sobre esta raza que cuenta que el Kishu desciende directamente de los lobos ya que un día un cazador se apiadó de la vida de un lobo herido a cambio de que le diera un día una de sus crías. El lobo pasado el tiempo mantuvo su promesa y le llevo una de sus crías convirtiéndose así en el primer ejemplar de la futura raza Kishu.

Este perro japonés es de tamaño mediano teniendo una altura a la cruz que oscila entre los 46 a 52 cm. Antiguamente el color del pelaje del Kishu era muy variado, sin embargo, hoy en día tan solo se reconocen 3 tipos de colores; rojo, blanco y sésamo.  Su peculiar carácter al igual que en la gran mayoría de los perros japoneses los hace ser bastante independientes aunque esta raza en cuestión suele ser más cariñosa con los extraños. En la actualidad, esta raza es muy difícil de conseguir ya que se estima que tan solo existe una población de menos de 10.000 ejemplares.

perros japoneses

8. Spitz Japonés

A diferencia del resto de las razas de perros japoneses, el Spitz Japonés tiene unos orígenes recientes, se estima que no tiene más de 80 años de historia. Aún hoy en día se hace muy difícil conocer el “cóctel” de razas que se han usado para la creación del Spitz Japonés. Habiendo incluso quien afirma que este perro simplemente es un descendiente directo del Spitz alemán y no lo considera como una raza japonesa.

Sea como fuere los inicios de esta raza, en Japón está considerada como una raza autóctona que se le tiene un gran aprecio. El Spitz Japonés es de tamaño mediano, con una altura a la cruz que se encuentra entre los 30 a 38 cm y un peso entre 7 a 8,5 kg. Una característica que lo hace especial es su pelaje espeso y compacto de color blanco que le hace tener ciertos aires de grandeza cuando se encuentra en movimiento. Tienen un carácter admirable, es como que su instinto se encuentra siempre pendiente de como poder agradar a su amo. Si deseas conocer más detalles sobre esta raza te aconsejamos que leas el artículo de esta web sobre el Spitz Japonés, donde encontrarás abundante información.

perros japoneses

9. Terrier Japonés

Como ocurre en tantas otras razas, los orígenes del Terrier japonés también son confusos. Se piensa que alrededor del siglo XVII llegaron los primeros terriers a Japón provenientes de los mercaderes holandeses que los llevaban en sus barcos y que posteriormente serían los fundadores de la actual raza. Tan solo se tiene constancia documentada a partir del año 1916 donde se menciona un terrier macho llamado Kuro que nació en el distrito de Nada, cerca de la región de Kobe en Japón.

Dicho documento menciona que este ejemplar fue creado por el cruce de un pequeño terrier ingles y un bull terrier enano. A partir de la descendencia del terrier japonés Kuro se estableció una línea de sangre más estable y en la década de 1930 los amantes de esta raza iniciaron un programa de cría más profundo. Se tuvo que esperar hasta el año 2006 para que el organismo internacional Kennel Club reconociera esta raza mundialmente, aunque es cierto que en la actualidad aún es muy desconocida esta raza fuera de su país de origen.

Su constitución es más bien pequeña, con una altura a la cruz que oscila entre los 20 a 33 cm. Su pelaje es liso, corto y compacto. Generalmente el color de su pelo es blanco con manchas negras o marrones claros, en la gran mayoría de los ejemplares el color de la cabeza suele ser completamente negra.

perros japoneses

10. Spaniel Japonés

Originariamente el Spaniel Japonés o también conocido como Chin Japonés no procede de Japón si no de China. En la antigüedad esta raza era muy preciada y era habitual utilizarla como regalo por los emisarios chinos durante sus visitas a otros países. Se piensa que de esta manera fue como llegó a manos del emperador de Japón del que rápidamente se enamoró de esta raza, llegando incluso a considerarla no como una raza de perro si no como un ser independiente a dicha especie. Era tal la protección que se le ofrecía que incluso se dictó una ley en la que se castigaba hasta con la pena de muerte a quien robase o asesinase a un Chin Japonés.

Su constitución es pequeña y cuadrada con una altura a la cruz que suele oscilar entre los 20 a 27 cm. Su pelaje es largo, recto y sedoso con un color que puede ser; blanco y negro o blanco y rojo. Su carácter es tranquilo, cariñoso y sensible. No es amigo del bullicio y con los extraños suele mostrarse bastante distante. Su felicidad se basa en la tranquilidad al lado de su dueño.

perros japoneses

Solo nos queda darte las gracias por consultar nuestra web y si la información te ha parecido útil, tan solo pedirle un pequeño favor y es que lo compartas en las redes sociales. Un pequeño gesto tuyo para nosotros significa una gran recompensa. Muchas gracias 😉

Si te ha parecido interesante el artículo sobre las 10 razas de perros japoneses, te recomendamos también que conozcas  las 6 razas de perros sin pelo.

loading…


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.