Como evitar que mi perro muerda mis cosas

Mi Cachorro muerde los Muebles

Evitar que mi perro muerda mis cosas o los muebles es uno de los mayores temores que uno afronta a la hora de llevar a nuestro cachorro a casa por primera vez. Cuando son cachorros entre los tres y cinco meses de edad suelen salirle los nuevos dientes y esto les provoca dolor en las encías lo que hace que tengan que morder todo lo que les rodea para aliviar ese malestar.

No todos los cachorros actúan de la misma manera, es decir, habrá cachorros que llevarán mejor que otros el que le salgan los dientes, algunos morderán todo lo que este a su alcance y en cambio otros no tendrán tal necesidad.

Para los más mordedores, tendremos que tener mucha precaución y vigilar desde el primer momento su comportamiento. Nunca deberemos dejar que muerda cualquier objeto que sea nuestro, aunque no lo utilicemos o no nos importe, ya que esto hará que el cachorro entienda que todo se puede morder.

La clave del éxito para que nuestro cachorro no muerda nuestras cosas se basa en la PERSEVERANCIA Y PACIENCIA. El ansiar que nuestro cachorro aprenda en un día o utilizar métodos agresivos, hará que tengamos un perro que se bloquee y le causaremos frustración e incluso en un futuro cercano problemas de conducta. Debemos saber desde un principio que al igual que a en los seres humanos no todos los perros aprenden al mismo tiempo, habrá algunos que les costará más que a otros.

Los castigos físicos o métodos como el golpear un periódico enrollado en el suelo para provocar un sonido fuerte serán contraproducentes y lo único que provocaran es miedo y ansiedad.

Otro de los errores que solemos cometer es el regañarle por acciones que fueron en un pasado. Es decir, es inútil que riñamos a nuestro perro por muebles que ya haya mordido y no le hemos visto hacer, tan solo podemos atajar su conducta si lo sorprendemos infraganti.[/vc_column_text][vc_message]

Recuérdalo:

SIEMPRRE que pretendamos corregir una mala conducta de nuestro cachorro o perro adulto, debe ser justo en el momento que lo esté realizando[/vc_message][/vc_column][/vc_row]

Es obvio decir que para corregir una mala conducta necesitaremos de tiempo y paciencia, el descubrir el momento oportuno que nuestro cachorro esté mordiendo algún mueble no es tarea fácil. Para ello podríamos decir que hay dos formas de actuar, el método arcaico que seria escondernos o hacer que no estamos pendientes de nuestro perro y esperar a que se proponga a morder algo y regañarle y el sistema que pienso es más efectivo y consiste en vigilarlo a través de una cámara.

El primer método en un principio puede funcionar, pero rápidamente el cachorro se dará cuenta de que estamos cerca ya que su eficaz olfato nos delatará. El vigilarlo con una cámara evitará este problema, no es necesario que nos la compremos ya que seguramente algún familiar o amiga que recientemente haya sido madre dispondrá de la típica cámara o sensor de sonido que utilizaban para vigilar a su bebe mientras dormían. Seguro que si preguntas alguien podrá tenerla o en el último caso no creo que tengas ningún problema en conseguirla en el mercado de segundamano a un buen precio.

evitar perro muerdaCon este método el cachorro no nos podrá oler y pensará que se encuentra completamente solo. La forma más efectiva de actuar es dejando a nuestro cachorro en el lugar de la casa que suele morder nuestras cosas y allí dejaremos la cámara orientada hacia el lugar que pretendamos vigilar. Con nuestro receptor con nosotros bien sea de imágenes o sonido actuaremos como cualquier día y saldremos de casa pero estaremos al otro lado de la pared vigilando.

En el momento que observemos o escuchemos como muerde algún mueble debemos entrar lo más rápido posible y con cara seria le diremos mirándole fijamente un NO contundente y seco y si fuese necesario lo acompañaremos de un leve golpe con dos dedos en un costado del cachorro. La palabra NO deber ser siempre la que utilicemos para poder corregir sus malas conductas.

Nuestro cachorro debe comprender desde el primer momento que ese NO es como un gruñido de su madre, nuestros perros no hablan pero si entienden perfectamente el lenguaje corporal es por ello por lo que nuestra cara debe ser seria y nuestro tono de voz seco y alto. En ningún momento debemos de agredirle ni gritarle alocadamente. No debemos de realizar aspavientos con los brazos, nuestro cuerpo debe mostrar firmeza y contundencia. Seguidamente saldremos de la habitación sin mostrar ningún sentimiento de cariño hacia nuestro cachorro y repetiremos esta acción tantas veces sea necesario.

Al principio, el primer día podremos repetir esta técnica unas cuantas veces pero observaras como rápidamente se dará cuenta de que esta haciendo algo malo y poco a poco dejará de morder.

Nuestros cachorros deben tener suficientes juguetes con los que se puedan entretener y jugar durante los momentos que se encuentren solos. Tendremos cuidado de que sean especiales para su tamaño y raza ya que pueden atragantarse o ser demasiado grandes. Además de los típicos juguetes que nos podemos encontrar en tiendas especializadas es recomendable la utilización de los huesos que suelen ser realizados con piel de vacuno ya que su sabor y su textura los hacen irresistibles para su boca y les ayudan para aliviar sus dolor de encías.

huesos cuero perro

Debemos motivarlo y hacerle jugar con sus juguetes, de nada nos servirá comprárselos y dejárselos en el suelo, el cachorro debe asociar esos objetos como sus juguetes y lo relacione como algo positivo. Al principio puede que no les haga mucho caso por lo que es necesario que nosotros lo podamos estimular jugando con ellos.

Perro adulto que muerde los Muebles

A diferencia del cachorro, cuando un perro adulto tiende a tener la querencia de morder los muebles o nuestras cosas no ocurre por un dolor de encías sino más bien suele ocurrir por un problema psicológico, bien sea por ansiedad, un trastorno compulsivo o una obsesión.

En estos casos la forma de actuar es la misma que en los cachorros pero con el inconveniente de que en el perro adulto tendremos que tratar un hábito que seguro habrá tenido durante muchos años con el consiguiente problema. En la gran mayoría de los casos, esta forma de actuar proviene de un estado de ansiedad y una buena forma de tratar ese problema es mediante el ejercicio, debemos canalizar toda esa ansiedad a través del adiestramiento y que nuestro perro se encuentre más relajado.

Si esto no funciona o no disponemos del suficiente tiempo para ejercitar a nuestro perro nos podemos ayudar de un collar eléctrico para corregir estas conductas.  Este método en los cachorros es contraproducente ya que son más sensibles pero en los perros adultos nos podría servir de gran ayuda. Si observamos a través de la cámara como nuestro perro muerde los muebles podemos desde la distancia enviarle una señal a través del collar para que desista de seguir mordiendo, el problema de la utilización de este collar es saber la forma correcta de utilización, en este artículo del collar eléctrico te dejo toda la información que deberías saber.

Si aún así sigue mordiendo los Muebles

Puedo entender que a veces resulte frustrante el no conseguir los objetivos que teníamos previstos para que nuestro perro/cachorro deje de morder nuestras cosas. Como bien dije al principio de este artículo una de las claves es la perseverancia, pero claro esta para ello se necesita de tiempo, algo que en estos tiempos por desgracia no abunda 🙁  .

Si no disponemos de ese apreciado valor que es el tiempo u observamos que el perro continua mordiendo todo lo que tenga a su alcance, podemos ayudarnos de los diferentes productos que existen en el mercado. Estos sprays o líquidos tienen un sabor y un olor muy desagradable lo cual los hacen perfectos para que el cachorro asocie el morder un mueble con algo repulsivo. Otra de las características de estos sprays o líquidos es que son incoloros y carecen de olor para nosotros por lo que ni manchan nuestros muebles ni tampoco dejan un olor desagradable.

En internet podrás encontrar remedios caseros para crear tu propio líquido o spray repelente que suele estar compuesto de vinagre y limón pero el problema surge en que pueden estropear los muebles, el olor es bastante fuerte y los efectos que producen no duran mucho tiempo.

Por último y no menos importante, la otra opción que pienso que a la larga sería la más acertada, sería buscar un buen profesional en la educación canina, sobretodo cuando los motivos no vienen derivados de un problema físico como es en los cachorros en las encías sino más bien por un problema psicológico como la ansiedad, trastornos compulsivos  u otros síntomas.

Espero que este artículo te pueda servir para tratar este problema de nuestros amigos de cuatro patas. Si eso es así y eso espero de corazón, tan solo pedirte un favor y es que lo compartas con tus amigos en las redes sociales y de esta manera así también ellos puedan aprender de este post.

No me queda nada más que decirte que un millón de gracias por estar ahí leyéndome y un darte un abrazo virtual. 😉

loading…


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.