Cavalier King Charles Spaniel – Perros Pequeños

Origen del Cavalier Spaniel 

Los Cavalier King Charles Spaniel son descendientes de los antiguos perros de aguas que durante el siglo XVI se encontraban en Inglaterra. Estos pequeños perros de aguas se convirtieron rápidamente en los favoritos de la familia real, donde el rey Carlos II (1660-1685) obtuvo un papel muy importante en la conservación de la raza. Se solía decir de este rey que en muy pocas ocasiones fue visto sin la compañía de sus perros pequeños e incluso existe una leyenda en la que se comenta que se editó una ley donde decía que no se podría prohibir la entrada a ningún lugar público si se iba acompañado de un King Cavalier.

El Cavalier King Charles Spaniel también fue conocido con el nombre de “consolador” ya que muchas mujeres los solían llevar entre sus faldas durante los trayectos en carruaje que realizaban en invierno para que les proporcionara calor. Una vez que falleció Carlos II la fama del Cavalier King Charles Spaniel se desvaneció, llegando a Inglaterra otras razas como el Pequines y el Pug que se convertirían rápidamente en los nuevos favoritos reales. Fue entonces, durante el reinado de Guillermo III junto a la reina Maria II cuando se empezaron a utilizar estas nuevas razas para que el King Cavalier de hocico largo que se conocía en aquellos tiempos se pudiera conseguir que tuviera una nariz más chata que era lo que se demandaba en aquella época.

Durante el siglo XVIII el duque de Marlborough John Churchill, tenía en su palacio de Blenheim unos cuantos ejemplares de King Cavalier de color rojo y blanco que eran los preferidos del ya fallecido rey Carlos II. Este, en honor a su rey, decidió criar la misma línea de colores por lo que hoy en día esa gama de tonos se les llama Blenheim Spaniel.

Tuvieron que pasar muchos años y un arduo trabajo hasta que en el año 1945 pudiese ser reconocido el Cavalier King Charles Spaniel por el Kennel Club.

Aspecto del Cavalier King Charles Spaniel

Nos encontramos ante una raza de tamaño pequeño tirando a mediano en el que destacan sus largas orejas cubiertas de un espeso pelaje.

  • cavalier king charles spanielCabeza: Casi plano a la altura de las orejas. Stop poco profundo. El hocico no debe medir más de 3,8 cm desde el Stop hasta la punta de la trufa que ha de ser de color negra. La mandíbula debe tener mordida de tijera (al cerrar la boca los dientes de abajo descansan en la parte inferior de los de arriba). Los ojos son grandes, redondos y oscuros. Las orejas son largas de implantación alta y cubiertas de un espeso pelaje.
  • Cuerpo: Más bien corto con extremidades rectas y de hueso moderadamente desarrollado.
  • Cola: El largo de la cola debe ir en proporción al cuerpo, debe portarse alta, pero nunca sobre la línea dorsal. Su amputación es optativa y no debe cortarse más de un tercio de ella aunque cabe decir que son cada vez son más los países que prohíben esta práctica con fines estéticos.
  • Altura: En los machos se encuentran entre los 34-36 cm a la cruz y en las hembras oscila entre los 32-34 cm a la cruz.
  • Peso: Entre los 5,4 y 8 kg.
  • Pelo: Debe ser largo y sedoso, pudiéndose permitir una ligera ondulación pero sin llegar a rizarse.

Los colores reconocidos del pelaje son:

  • Negro y fuego; El negro debe ser brillante como el plumaje de un cuervo negro, y las manchas color fuego deben encontrarse alrededor de los ojos, en las mejillas, en el interior de las orejas, en el pecho, las extremidades e interior de la cola. La aparición de cualquier mancha blanca es considerada incorrecta.
  • Rubí; Es un color rojo intenso en todo su pelaje. No se acepta la aparición de cualquier otro color.
  • Tricolor; Amplias manchas de color negro y blanco espaciadas entre sí que van acompañadas de pequeños toques de color fuego sobre los ojos, en las mejillas, zona interna de las orejas, sobre el pecho, las extremidades y cara interna de la cola. La aparición del color blanco es considerada incorrecta.
  • Blenheim; Diversas manchas de color castaño oscuro sobre fondo blanco. Las manchas deben encontrarse por igual sobre la cabeza, dejando un espacio de color blanco libre entre las orejas (una característica muy buscada en esta gama de colores).

cavalier king charles spaniel

Carácter del King Cavalier

Detrás de la belleza que muestra el Cavalier se esconde una raza con una personalidad casi podríamos decir perfecta. Son muy dóciles e inteligentes y todo su afán se volcará en poder convertirse en la mejor compañía para su dueño.

Podríamos decir que son como el agua, se adaptan perfectamente a cualquier estilo de vida que le podamos exigir. Tan solo necesitan una sola cosa a cambio, y es el que no se les puede dejar mucho tiempo solos ya que la soledad la llevan bastante mal. Esta versatilidad de los cavaliers en su carácter hace que sean perfectos como animal de compañía tanto para personas sedentarias como para deportistas natos.

El Charles Spaniel tampoco necesita de grandes espacios, lo que lo hace perfecto para vivir en pisos de tamaño reducido. Con los niños suelen llevarse bastante bien, siempre que lo traten con respeto y cariño. Al ser muy afables y nada territoriales no suelen acostumbrar a tener problemas con otros perros, aún así, no debemos de olvidarnos que para un correcto adiestramiento es necesario acostumbrarlos una vez se encuentre en posesión de todas sus vacunas a la convivencia con otros perros y personas extrañas.

Gracias a esa enorme adaptabilidad, es normal que cada vez más se este utilizando al King Cavalier como perro de terapia, donde se están obteniendo grandes resultados.

Cuidados y Salud del Cavalier King Charles Spaniel

Referente a los cuidados del pelaje del Cavalier King Charles Spaniel debemos procurar realizar un cepillado al menos unas tres veces a la semana para evitar que se puedan producir nudos en su pelo. Cuidaremos también de que no padezcan de sobrepeso ya que su fama de glotones les puede derivar en serios problemas para su salud.

En cuanto a su salud por norma general, el Cavalier King Charles Spaniel suele ser una raza bastante fuerte y saludable por lo que no suele requerir de ningún cuidado especial. Pero al igual que le ocurre como a cualquier otra raza de perro, no se encuentran exentas de padecer ciertas enfermedades que son hereditarias como la displasia de cadera, displasia de codo, hipotiroidismo y la enfermedad de Von Willebrand, por todo ello, es más que recomendable que solicitemos al propietario del criadero o futuro vendedor, el historial clínico de los padres de nuestro King Cavalier para que de esta forma podamos comprobar que se encuentran libres de las enfermedades que se puedan transmitir genéticamente a sus descendientes.

Además de lo anteriormente mencionado la raza del cavalier tiene su propio talón de Aquiles y este es su corazón. Estadísticamente se ha podido comprobar que el 43 % de las muertes del Cavalier King Charles Spaniel están producidas por fallos cardiacos.

La patología que suele provocar estos fallecimientos se llama prolapso mitral y consiste en una degeneración de la válvula mitral que provoca que no pueda cerrarse completamente después de cada acción de bombeo del corazón. La aparición de la enfermedad suele ser a partir del año de edad en la que suele empezar con un soplo al corazón.

Dada la alta tasa de casos por dicha enfermedad, los cardiólogos y genetistas veterinarios han considerado recomendable que los progenitores del cavalier tengan al menos 2,5 años de edad y se compruebe que tengan el corazón sano, así como también a los padres de estos (es decir, los abuelos del futuro cachorro) que deben haber tenido el corazón sano al menos hasta los 5 años de edad.

Su esperanza de vida se encuentra entre los 9 y 14 años de edad, aunque en algunos ejemplares puede ser superada dicha edad.

loading…


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.