Castrar un perro; Pros y Contras- Perros Pequeños

Seguramente, en alguna ocasión nos hemos preguntado si el castrar un perro sería aconsejable y beneficioso tanto para el [email protected] como para nosotros mismos. Suele ser una decisión bastante difícil ya que normalmente no tiene marcha atrás una vez operado el perro y nos pueden asaltar muchas dudas. En este artículo, intentaremos darte toda la información necesaria sobre los pros y contras de la castración en el perro para que puedas decidir que es lo que más os conviene.

Antes de comenzar, queremos explicarte la distinción entre castración y esterilización ya que son dos tipos de operaciones distintas y los resultados son diferentes.

Diferencias entre Castración y Esterilización

En muchas ocasiones, solemos utilizar ambas palabras para definir un tipo de tratamiento, pero son totalmente distintos. Al esterilizar un perro mantenemos intacta su apetencia sexual pero sin poder procrear, en cambio al castrar un perro obtenemos una ausencia de cualquier apetencia sexual.

La esterilización es menos drástica y la técnica quirúrgica es menos invasiva ya que lo único que se busca es que no pueda procrear. En la castración, la operación es un poco más complicada ya que se basa en la extirpación de las glándulas sexuales del animal bien sea los testículos en los machos o los ovarios en las hembras. La gran diferencia aparte de la extirpación, es que mientras en la esterilización se mantienen intactos sus órganos sexuales continuando produciendo las hormonas sexuales, en la castración se reduce drásticamente la aparición de esta hormona cambiando el carácter del animal en la mayoría de los casos.

En el caso de las hembras, la extirpación de los ovarios elimina la secreción de las hormonas estrógeno y progesterona y en los machos la extirpación de los testículos conlleva la eliminación de la hormona de la testosterona.

castrar un perroPros al castrar un perro

Como hemos mencionado anteriormente, al castrar un perro estaremos reduciendo la producción de la testosterona que es la hormona que se encarga de la apetencia sexual. Pero ojo, no solo los órganos sexuales son los encargados de producir este tipo de hormona por lo que el perro puede continuar produciendo testosterona aunque en mucha menor medida.

Los beneficios que se obtienen al castrar un perro son;

  • Menos agresivo (sobre todo en machos)
  • Más adiestrable
  • Fácil socialización con otros perros
  • Evitar las molestias del celo en las hembras
  • Embarazos no deseados
  • Reduce en los machos los problemas de próstata en un 80%
  • Evitar el cáncer testicular
  • Evitar el cáncer de mama
  • Evitar el cáncer de ovarios
  • Reducir el riesgo de fístula perianal
  • Mayor longevidad

Contras al castrar un perro

Es obvio pensar que el principal inconveniente de castrar un perro es el tener que hacerle pasar por una operación que por muy poco invasiva que sea siempre puede entrañar alguna pequeña complicación. Además, entre los inconvenientes al castrar un perro caben destacar;

  • Triplica la posibilidad del riesgo de obesidad
  • Aumento de la Diabetes mellitus (se piensa que pueda ser debido a la obesidad)
  • Aumenta el riesgo de un tipo de cáncer (hemangiosarcoma)
  • Triplica el riesgo de hipotiroidismo
  • Deterioro cognitivo en perros adultos (similar a la demencia)
  • Posibles incontinencias urinarias

Cuando la castración se realiza a una edad muy temprana, podremos estar aumentando el riesgo a padecer displasia de cadera, debilitamiento de los ligamentos e incluso un osteosarcoma (cáncer de huesos). Esto se debe a que las hormonas reproductivas son vitales para el fortalecimiento y el desarrollo correcto de los huesos y las articulaciones. Normalmente, un perro castrado antes de la pubertad (-6 meses) será de menor tamaño que un perro no castrado ya que la testosterona está también muy implicada en el crecimiento óseo.

Mejor edad para castrar un perro

Lo aconsejable, es no castrar un perro antes de que las hormonas reproductivas (testosterona) no hayan terminado de realizar su trabajo durante el crecimiento. No obstante, la mejor edad dependerá también del tamaño y la raza del perro en cuestión. Habitualmente, la mayoría de los veterinarios recomiendan esperar hasta pasar la pubertad que ocurre (dependiendo de la raza) a partir de los 6 meses, aunque también se puede castrar a los cachorros a partir de las ocho semanas de edad, siempre y cuando se encuentren completamente sanos y por motivos de salud.

La castración en perros adultos también se puede realizar, aunque existe un mayor riesgo en la aparición de complicaciones durante el postoperatorio. Lo más recomendable es que consultemos con nuestro veterinario sobre la posibilidad y las consecuencias de castrar a nuestro perro a cierta edad.

¿Cuanto cuesta castrar un perro?

Existen diversos factores que influyen bastante en el precio de la castración como puede ser la localidad donde vivamos, el sexo del animal, su tamaño e incluso la técnica que se vaya a utilizar. En muchos ayuntamientos, nos podemos encontrar con campañas de esterilización a lo largo de todo el año en las que suelen costar la mitad del precio de lo habitual e incluso a veces totalmente gratuita la operación.

Los precios que suelen aplicar las clínicas veterinarias por castrar un perro de alrededor de unos 8 kg de peso pueden oscilar desde los 200 € hasta los 400 €, siendo las hembras quienes más costosa es la operación debido a la anatomía de su aparato reproductor. También deberemos tener cuenta que a mayor peso del perro mayor será su precio, en las ciudades donde exista un gran número de clínicas veterinarias suelen realizar ofertas y por ende bajar los precios, por desgracia, esto no así en las ciudades donde no exista una gran competencia.

Aunque técnicamente la castración es igual en todos los casos, no así la forma de proceder. Por ejemplo, en el caso de las hembras, algunos veterinarios a la hora de la extirpación del aparato reproductor suelen realizar seguidamente una colposuspensión que consiste en una pequeña incisión en el abdomen para ajustar el tejido alrededor de la vejiga y evitar que en el futuro, la perra no tenga incontinencias urinarias.

Otra técnica utilizada por algunos veterinarios a la hora de cerrar la incisión por donde se extrae el aparato reproductor es realizarlo mediante una sutura intradérmica la cual evitará que tengamos que utilizar durante el postoperatorio un collar isabelino para que no se pueda lamer la herida. Otra de las ventajas de este tipo de sutura es que suelen cicatrizar muy rápidamente por lo que evitaremos posibles problemas de infección en la incisión.

castrar un perroLa operación

Generalmente, se realiza un análisis de sangre per-quirúrgica para asegurarse de que el perro se encuentra lo suficientemente sano como para afrontar la cirugía. El perro no deberá comer durante al menos ocho horas antes de la cirugía ya que la anestesia podría producirle náuseas y atragantarse con el vómito.

La operación a grosso modo consiste en una pequeña incisión en los genitales del [email protected] por los que se extirpa los ovarios en la perra o los testículos en el macho.

Normalmente, los [email protected] operados suelen volver el mismo día a su hogar salvo existan complicaciones durante la cirugía. En el caso de los machos, la convalecencia puede durar tres días y en las hembras una semana. Puede que al principio se muestren con un poco de náuseas y mareado debido a la anestesia, por lo que es aconsejable alejarlo de las zonas de estrés y mantenerlo tranquilo en su lugar de descanso con agua fresca a su alcance.

Al día siguiente de la operación, debemos restringir sus juegos y el contacto con otros perros durante al menos tres días o hasta que observemos que la incisión se haya cerrado por completo. Si los puntos de sutura no son intradérmicos y observamos que nuestro perro no para de lamerse la incisión, deberemos de utilizar un collar isabelino para prevenir que se le pueda infectar.

Conclusiones a la hora de castrar un perro

La castración de un perro ha de ser muy meditada ya que como hemos visto tiene sus ventajas e inconvenientes. Por desgracia, la respuesta no esta clara y dependerá de las circunstancias de cada animal.

Si tenemos una hembra y no deseamos que vaya a procrear en un futuro, lo aconsejable es la castración ya que evitaremos de esta manera enfermedades que suelen tener una alta incidencia en las perras como pueden ser el cáncer de ovarios o de mamas. En el caso de los machos que son muy dominantes y tienen problemas de conducta sería también aconsejable la castración ya que la reducción de la hormona de la testosterona hará que se vuelva menos agresivo, además, podemos estar evitando diversos cánceres como puede ser el de próstata.

Este artículo es meramente informativo, en Perros Pequeños no tenemos la facultad de prescribir ningún tipo de tratamiento ni diagnóstico. En el caso de que se observe cualquier anomalía en tu mascota, te aconsejamos que lo lleves lo antes posible a tu veterinario para poder tener un rápido y correcto tratamiento.

Si necesitas cualquier aclaración o tienes alguna consulta sobre la castración de un perro, no dudes en dejarnos tu comentario que rápidamente te lo responderemos. Solo nos queda darle las gracias por consultar nuestra web y si la información te ha parecido útil, tan solo pedirle un pequeño favor y es que lo compartas en tus redes sociales.

Un pequeño gesto tuyo para nosotros significa una gran recompensa. Muchas gracias 😉

loading…


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.