Carlino – Perros Pequeños

Origen del Carlino 

El Carlino o también llamado Pug, se encuentra entre las razas más antiguas que hoy en día se conocen, procedentes de China sus orígenes se remontan al 700 a.C, en la época de Confucio y eran conocidos en aquellos tiempos como Chiang-sze, para llamarse más tarde en Lo-sze.

Existen varias teorías en cuanto a sus progenitores, hay quien dice que proceden de un descendiente del Pekinés de pelo corto, en cambio, la otra teoría se basa en que es un cruce con un dogo pequeño y por último, una tercera versión en la que se afirma que es una forma en miniatura del Dogo de Burdeos. La verdad es que podemos escoger la versión que más nos pueda gustar ya que oficialmente no se sabe con precisión sus orígenes.

Lo que si se puede saber, es que esta raza llego a gozar de un alto estatus entre la sociedad china de aquella época, donde tan solo podían poseerlo los monjes tibetanos en sus templos y la familia imperial china. Fue tal el estatus que obtuvo esta raza que hasta el emperador Ling To (168-190 d.C) ordenó que sus Carlinos tuvieran su propia guardia personal e incluso llegaron a tener el mismo rango que sus esposas.

Fue durante los siglo XVI-XVII cuando se empezó a comenzar a expandirse la raza por Europa llegando los primeros ejemplares a Holanda y de allí al resto del Continente. El nombre de Pug procede del ingles antiguo, donde la palabra Pugg se utilizaba cariñosamente para referirse a un amigo.

Fueron los franceses quienes le pusieron el nombre de Carlino con motivo de un famoso actor que se llamaba Carlo Antonio Bertinazzi al que le llamaban Carlino.

Hasta el año 1885 el AKC no llegó a reconocer esta raza.

Pug

Aspecto del Carlino

Su cuerpo es más cuadrado que rectangular, en su anatomía cabe destacar su cabeza grande en comparación a su cuerpo, de las que sobresalen unas arrugas en la frente que es una característica muy singular en esta raza. Su cara de color negro se asemeja a la apariencia de una mascara, en algunos ejemplares si se fijan con detalle les podrá recordar a la cara de un gorila. Según su estándar Internacional (FCI) el Carlino debe ser;

  • Cabeza: Parcialmente grande en proporción al cuerpo de forma redonda y con unas arrugas en la antelara que estén claramente definidas. El hocico es muy corto con una trufa de color negra con unas fosas nasales bastante grandes. La mandíbula tiene un leve prognatismo inferior (los incisivos del maxilar inferior muerden por delante de los incisivos del maxilar superior quedando entre ellos un intersticio moderado). Los ojos de color oscuro son grandes y redondos, de un aspecto dulce e inquieto. Las orejas son pequeñas y delgadas cubiertas de un manto aterciopelado. Existen dos tipos: “Oreja en rosa” que es colgante y se dobla hacia atrás montando el canal auricular y la “Oreja de botón”, que se pliega doblándose hacia delante y la punta se dirige hacia la cabeza.
  • Cuerpo: Corto y compacto con una línea superior recta. Sus extremidades son fuertes y rectas con una buena musculatura que le aporta un aplomo perfecto.
  • Cola: De inserción alta y muy enroscada sobre su cadera. El doble enroscamiento es muy codiciado.
  • Pelaje: De tacto suave y fino. Con una apariencia corta y brillante. No puede ser rudo ni lanoso. La gama de colores lo constituye el plata, albaricoque, negro o leonado claro. En toda los colores de pelo debe observarse bien definido la estría (una línea negra que se extiende desde el occipucio hasta la cola) y la máscara típica de su cara. El hocico o la máscara, los lunares en las mejillas, las orejas, la marca del pulgar o el rombo de la frente y la estría deberán ser lo más negro posible.
  • Altura: No se especifica oficialmente una estatura aunque deberá situarse entre los 25 y 35 cm.
  • Peso: Se encuentra entre los 6,3 y 8,1 kg.

Carácter del Carlino

Si algo destaca del carlino es su personalidad, se criaron para ser fieles compañeros de sus dueños, en muchos casos prefieren estar con sus amos que con otros perros. Son bastante inteligentes y casi siempre estarán queriendo llamar su atención.

En algunas ocasiones los Carlino tienden a ser un poco testarudos y no responden correctamente a las ordenes que le damos, pero esta singularidad se puede corregir con un buen adiestramiento desde temprana edad.

Tienen un carácter bastante tranquilo y no necesitan de mucho ejercicio, lo que le hace ser un perro perfecto para vivir en espacios reducidos como puede ser el de un piso. Es una raza perfecta para los niños ya que son muy pacientes con ellos y les encantará participar en sus juegos, siempre y cuando lo traten con cariño y respeto . Con otros perros es muy raro que suela tener problemas ya que no son nada territoriales y rehuyen de enfrentarse a ellos.

Pug

Salud del Carlino

Nos encontramos ante una raza de perro bastante saludable, pero como en todas las razas, estas no se encuentran exentas de los posibles problemas que pudieran surgir de origen hereditario. Para poder evitar dentro de todo lo posible este tipo de enfermedades transmitidas por los padres como pudieran ser la displasia de cadera, luxación de rótula, hipotiroidismo o defectos hereditarios de los ojos entre otras, es más que recomendable que solicitemos al propietario del criadero o al futuro vendedor, el historial clínico de los padres de nuestro futuro Carlino para que de esta forma podamos comprobar que se encuentran libres de todas las enfermedades que se puedan transmitir genéticamente a sus descendientes y en este caso a nuestro futuro cachorro.

Esta raza pertenece a la familia de los perros llamados braquicéfalos (cara y hocico chato) lo que le puede provocar que en ocasiones pueda tener dificultades a la hora de respirar, bien es conocido por los dueños de esta raza los ronquidos a la hora de dormir y ello es debido a su forma de respirar. No resisten con facilidad las altas temperaturas ya que debido a sus problemas de respiración no pueden ventilarse correctamente con el consiguiente problema para poder regular su temperatura corporal.

Deberemos de intentar evitar que realize ejercicio en exceso durante las horas del día que pueda hacer más calor, así de esta manera estaremos evitando posibles golpes de calor.

Uno de los problemas del Carlino es su voraz apetito, parece como si nunca comiera. Existe un alto porcentaje de obesidad en esta raza con los consiguientes problemas que ello puede acarrear, pudiendo derivarse en trastornos como la diabetes o dificultades respiratorias ya de por si mermadas por su anatomía, entre otras.

Por ello, deberemos de ser implacables ante la comida dándole tan solo las raciones que le correspondan, unido a un ejercicio diario para que podamos combatir cualquier señal de sobrepeso.

Su esperanza de vida se sitúa entre los 10 y 12 años, llegando algunos ejemplares a superar holgadamente dicha edad.

Os dejamos este gracioso video sobre las diversas anécdotas que le suelen ocurrir con sus dueños.

loading…


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.