Beagle – Perros Pequeños

Origen del Beagle

La procedencia del Beagle es incierta al igual que ocurre como en otras tantas razas. En el siglo V a.C. se editan unos documentos sobre la caza de aquella época donde se nombra un sabueso con un olfato fino que era utilizado para cazar liebres y conejos. Algunos de los historiadores de la raza opinan que posiblemente se estaba nombrando a los primeros ancestros del Beagle que hoy en día conocemos. Pero al igual que su procedencia también se desconoce el origen de su nombre, se piensa que pueda proceder del francés becguele o b’gueule que significa garganta abierta (quizás sea por su característico ladrido).

Durante la época medieval en Inglaterra se empezó a utilizar la palabra beagle para describir a todos los sabuesos que fuesen de tamaño pequeño. Los primeros beagles que se tienen mención se decía que entraban en un bolsillo, no medían más de 20 cm de altura a la cruz, fue durante el reinado de Eduardo II (1284- 1327) cuando fueron muy utilizados para la caza ya que su pequeño cuerpo lo hacía perfecto para que pudieran entrar en los agujeros de las pequeñas madrigueras y así provocar su salida.

Posteriormente, con la llegada de la popular caza del zorro los beagles enanos pasaron a dejar de ser útiles ya que los cazadores estaban buscando perros de mayor envergadura que pudieran perseguir y atrapar a un animal más agresivo. Es por ello por lo que en el año 1901 se extinguió el beagle enano, aunque recientemente algunos criadores estén intentando volver a recuperarlo.

Fue gracias al reverendo Phillip Honeywood quien en el año 1830 constituye un criadero de Beagles en Inglaterra para crear la raza que hoy en día conocemos. Para ello utilizo los diferentes sabuesos que en aquel entonces se encontraban dispersados por toda la geografía del país para crear el actual Beagle.

En el año 1890 se estableció el estándar de la raza al igual que el primer club del Beagle en Inglaterra.

beagle

Aspecto del Beagle

La imagen del Beagle es la típica de un perro de caza. Su tamaño pequeño, tirando a mediano, junto a una expresión de su cara de bonachón mezclado con un toque de pícaro hace que cada vez sea más utilizado como animal de compañía.

  • beagleCabeza: Tiene un tamaño proporcionado al cuerpo y un stop bien marcado. En las hembras su forma es más estilizada. Stop bien marcado que delimita perfectamente la cabeza con el hocico, donde la trufa ha de ser de color preferentemente negra, aunque en Beagle de color claro se acepta la trufa más clara. La mandíbula debe ser fuerte con mordida de tijera (al cerrar la boca los dientes de abajo descansan en la parte inferior de los de arriba). Los ojos ligeramente grandes son de color castaño oscuro a claros. Las orejas de implantación baja son largas con los extremos redondeados, su longitud casi llega hasta la punta de la nariz.
  • Cuerpo: Compacto, corto y con una musculatura bien acentuada. Las extremidades son más bien cortas, rectas con un buen aplomo.
  • Cola: De implantación alta, ligeramente larga pero sin llegar a tocar el suelo, cuando se encuentra en alerta la porta elevada pero sin llegar apoyarse sobre su espalda.
  • Altura: Se sitúa entre los 33 a 41 cm a la cruz.
  • Peso: Oscila entre los 8 y 16 kg.
  • Pelo: Se aceptan toda la gama de colores excepto el color hígado. El más común en esta raza son los tricolores que están formados por una base de color blanco con grandes manchas negras en el cuerpo junto a pequeños tonos marrones en extremidades y sobretodo en la cabeza. El extremo de la cola debe de ser de color blanco.

Carácter del Beagle 

Cabe recordar que estamos ante un perro con un fuerte instinto de caza. Aunque hoy en día cada vez se este utilizando más como perro de compañía, su naturaleza innata de cazador hace que en muchas ocasiones aflore y salga su yo interior.

Esto quiere decir que aunque podría vivir en espacios reducidos como puede ser un piso, su hábitat perfecto son los lugares abiertos donde pueda dejar fluir toda la energía que atesora en su interior. El Beagle necesita de constante ejercicio, un pequeño paseo no podrá fraguar todas sus expectativas, es por lo tanto que necesitemos dedicarle el suficiente tiempo para que pueda desahogarse. Si no disponemos de ese necesario tiempo para dedicárselo sería mejor la opción de cualquier otro tipo de raza.

Con los niños se comporta extraordinariamente bien dado por su carácter afable y amistoso, claro esta, siempre que lo traten con respeto y cariño. El Beagle no es nada agresivo por lo que también suele llevarse bastante bien con otros perros, con los extraños aunque suele mostrarse inicialmente distante posteriormente los llega aceptar. Para una correcta educación de nuestro perro es necesario que una vez que se encuentre al corriente de sus vacunas se socialice con sus congéneres y personas extrañas lo antes posible.

El Beagle, en algunas ocasiones se puede llegar a mostrar bastante cabezón, como observe a su alrededor algún pequeño animal al que pueda perseguir desobedecerá cualquier orden que le podamos dar. Por lo tanto, debemos de tener cuidado cuando se encuentre suelto en los lugares abiertos ya que podría escaparse siguiendo cualquier animal.

Cuidados y Salud del Beagle

La salud del Beagle suele ser bastante fuerte y saludable por lo que no suele requerir de ningún cuidado especial. Pero al igual que le ocurre como a cualquier otra raza de perro, no se encuentran exentas de padecer ciertas enfermedades que son hereditarias como la displasia de cadera, displasia de codo, hipotiroidismo y la enfermedad de Von Willebrand entre otras, por todo ello, es más que recomendable que solicitemos al propietario del criadero o futuro vendedor, el historial clínico de los padres de nuestro Beagle para que de esta forma podamos comprobar que se encuentran libres de las enfermedades que se puedan transmitir genéticamente a sus descendientes.

Otra de las patologías hereditarias que suelen afectar en mayor medida al Beagle es la epilepsia por lo que debemos de exigir también al futuro vendedor que nos pueda demostrar que los progenitores de nuestro futuro cachorro se encuentren libres de dicha enfermedad.

Aparte de las enfermedades de origen hereditario, también tendremos especial atención a sus oídos ya que al tener sus orejas caídas, la suciedad que se deposita dentro del conducto auditivo suele provocar pequeñas infecciones como la otitis, para prevenir este pequeño problema es aconsejable una limpieza semanal con un paño húmedo en el interior de sus orejas. Los Beagles al tener una constitución de espalda larga y extremidades cortas hace que sean más proclives que otras razas a padecer de problemas de espalda. Debemos evitar que realice movimientos bruscos como saltar desde lugares altos y también vigilaremos que no coja demasiado peso.

Uno de los aspectos del Beagle que suelen estar más en común todos los dueños de esta raza, es en su voraz apetito. En algunos casos, si no vigilamos su alimentación y peso puede llegar a convertirse en un grave problema de obesidad. Es por ello, que debamos de procurar mantener una correcta alimentación (dándole lo estrictamente necesario) junto a la realización de ejercicio físico.

Aunque mencionemos varias patologías que podrían padecer el Beagle, no quiere decir que tuviera que sufrirlas. Seguramente su Beagle será un perro fuerte y sano, pero no por ello  debemos de olvidar ciertos aspectos que pueden influir negativamente en nuestro amigo. Su esperanza de vida suele encontrarse entre los 10 a 15 años, aunque en algunos ejemplares pueden vivir muchos más. Todo ello dependerá de la calidad de vida y la salud que hayan tenido a lo largo de su vida.

Os dejo este bonito video, sobre un día cualquiera en la casa de un Beagle  😉 .

loading…


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.