Como bañar a un perro – Perros Pequeños

Cuando empezar a bañar a un perro

Una de las dudas que nos suelen asaltar cuando tenemos nuestro cachorro en casa es cuando lo podremos bañar. Existen muchos mitos, la mayoría de ellos suelen ser falsos e intentaremos en este artículo desenmascararlos y darte algunos consejos y verdades sobre el baño de nuestro perro.

Uno de los mitos que en la actualidad siguen en circulación, es que nuestro cachorro no podrá ser bañado hasta tener todas sus vacunas y esto es “FALSO”. Esta afirmación viene de hace muchos años y se piensa que fue a raíz de que algunos veterinarios desaconsejaban que se bañara en los primeros meses a los cachorros para así evitar la enfermedad del moquillo, hoy en día esta afirmación no tiene ninguna base científica ya que está comprobado que el moquillo tan solo es contagiado al contacto con un animal que porte el virus de dicha enfermedad, no porque se bañe a un cachorro antes de las vacunas.

Lo único que debemos evitar es que mientras el cachorro este con su madre y aún se encuentre en periodo de lactancia, no es aconsejable bañarlo y esto es debido a que al hacerlo y utilizar productos como el champú u otros, el cachorro dejará de oler como lo identifica su madre y puede que lo rechace por no reconocerlo, pero tan solo es por eso.

Evitaremos en la medida de lo posible bañar a un perro mientras se encuentre en su periodo de celo ya que durante este ciclo el cuello del útero se encuentra más abierto pudiendo proliferar más fácil las bacterias, aunque hemos de decir que en este tema existen opiniones de veterinarios que contradicen esta medida.

¿Cada cuanto se baña un perro?

No existe una norma fija de cada cuando debemos bañar a un perro, si se ensucia mucho pues se le baña de forma inmediata y no pasaría nada. Como mantenimiento y dependiendo si no se ensucia regularmente, bastaría con una vez al mes, pero también esto dependerá del tipo de raza, la abundancia de su pelaje y del aseo que tengamos en el día a día. Lo aconsejable sería que cuando el perro se encuentre algo sucio, antes de tener que bañarlo debería bastar con un cepillado profundo y una limpieza exterior con toallitas húmedas para que se encuentre completamente limpio.

Al bañar a un perro deberíamos de prestar el mismo cuidado como si se tratase de un recién nacido, sobre todo si se encuentra sin sus vacunas. Procuraremos que la habitación donde lo bañemos se encuentre con una temperatura cálida y el agua debe estar templada. Una vez hayamos terminado el baño lo secaremos a conciencia lo antes posible en la misma habitación bien sea con un secador del pelo o con toallas, evitaremos que en todo el proceso el perro pueda coger frío. Debemos evitar que nuestro perro salga húmedo de la habitación que hemos habilitado para bañarlo ya que de lo contrario las bacterias y los hongos podrán atacarlo fácilmente si no tuviese todas sus vacunas

como bañar a un perro

El Primer Baño del cachorro

Debemos recordar, que al bañar a nuestro cachorro lo estamos enfrentando a nuevas experiencias y ruidos extraños, por lo tanto, será completamente normal que en un principio no lo acepte de buen grado y se muestre temeroso.

En su primer baño debemos de ser pacientes y no querer hacerlo todo rápidamente ya que si lo estresamos jamás aceptará el baño de una forma relajada y amigable. La primera vez tendremos que ir muy despacio, sin forzarlo demasiado, hablándole cariñosamente y si hiciese falta le daríamos pequeños descansos si observamos que nuestro cachorro cada vez se pone más nervioso.

Evitaremos bañar a un perro en lugares como pudieran ser donde nos lavamos las manos o sitios con cierta altura ya que en cualquier momento se puede asustar y escaparse de nuestras manos.

Las sensaciones de su primera vez marcarán la aceptación o no de los sucesivos baños, es por ello por lo que tendremos cuidado de que sea lo más placentero posible. Cuando iniciemos el baño no se le debe mojar la cabeza bajo ningún concepto, empezaremos a bañarle despacio por sus extremidades traseras, una vez observemos que se va relajando y admite el agua dirigiremos el chorro hacia su espalda, pero como hemos mencionado anteriormente muy lentamente según observemos como lo vaya aceptando.

Mientras estemos bañando a nuestro perro deberemos ir hablándole cariñosamente y le podemos proporcionar alguna que otra ” golosina”. Si durante el baño, se muestra nervioso e intenta huir no debemos chillarle ni mostrarnos enfadados, pararemos lo que estábamos haciendo y le daremos un momento de respiro y tranquilidad para volver a reanudar el baño.

A la hora de bañar a un perro, deberemos de evitar que no le entre agua en el interior de sus orejas ya que podríamos producirle una infección de oído como pudiera ser una otitis, aparte de que les resulta desagradable. Al igual que es muy importante secarlo sobre todo si no tiene puestas sus vacunas, también es importante vigilar que en sus oídos no queden restos de humedad. También hemos de cuidar que sus ojos no lleguen a tocar el champú ya que les puede producir picor.

Cuando tengamos que secarlo podremos utilizar una toalla o un secador del pelo. Si fuese el secador del pelo antes de utilizarlo directamente hacia nuestro perro se deberá encender pero sin acercárselo para que se vaya acostumbrando al ruido y poco a poco se lo iremos aproximando y como hicimos con el agua empezaremos a secarlo desde sus extremidades. El aire del secador deberá ser templado ya que un calor excesivo puede estropear su pelaje y producir abrasión en su piel.

El Shampoo para bañar a un perro

Al bañar a un perro deberemos utilizar un shampoo de calidad y que esté adaptado al PH de la piel de nuestra mascota. No es aconsejable emplear el mismo shampoo que nosotros utilizamos, lo correcto sería uno especifico para su raza.

El motivo es porque su piel es bastante sensible y tiene un diferente PH (acidez) que nosotros, el PH de la piel se mide en una escala numérica del 0 al 14, siendo 0 lo más ácido y 14 el más alcalino. En los perros el PH es 7 lo que quiere decir neutro (similar a los bebes) en las personas adultas el PH se encuentra entre el 4,5 a 5,75 lo que son más acidas. Esta diferencia junto a ciertas características de su piel como por ejemplo el que no suden (su piel no transpira) hace que no se encuentre indicado el uso de nuestro mismo shampoo.

bañar a un perroA corto plazo no ocurre nada malo por utilizar en alguna ocasión shampoos que utilizamos para nosotros mismos. Los problemas surgen a medio y a largo plazo ya que ese tipo de shampoos al tener diferente PH destruirán la flora de la piel del perro que es la que le protege ante los hongos y bacterias pudiendo llegar a provocar dermatitis en la piel.

La gran mayoría de los fabricantes de shampoos para perros suelen aumentar la concentración de sus productos para que pueda ser rebajada con agua y de esta manera la mezcla sea más ligera consiguiendo así poder acceder más fácilmente a la piel de nuestro perro ya que en muchas razas el manto denso de pelo obstaculiza que el shampoo penetre en la piel y no alcanza a limpiarla.

En el mercado existen múltiples productos para el baño, incluso algunos son específicos para ciertas razas que difieren en la forma de su pelaje o en el espesor. Lo aconsejable es dejarse guiar por un profesional del sector para emplear el shampoo que más le convenga a nuestro perro.

loading…


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.