Los 5 sentidos de los perros

Los 5+1 sentidos de los perros

Dentro de los 5 sentidos de los perros podríamos decir que tiene desarrollado 2 sentidos extraordinariamente y los otros 3 son como unos complementos. El +1 no es un sentido…… pero podría serlo.

Desde hace algo más de 30.000 años (se dice pronto) llevamos al lado de nuestros perros dándonos mutua compañía y trabajando juntos en muchos campos de la vida, llegando incluso a ser el primer animal que hemos domesticado. Después de tantos años juntos, aún hoy en día llegamos a desconocer ciertos aspectos de nuestros amigos.

Hoy he decidido investigar sobre los 5 sentidos de nuestros perros, aunque como habéis podido observar en el subtítulo he puesto 5+1. Al final de este artículo te lo explico. Os seré sincero, recopilando toda la información existente a mi alcance me he encontrado de ciertos detalles que menciono en este artículo que seguramente os sorprenderán ya que al menos a mí me ha ocurrido. Bueno espero que os guste y al final del artículo hayáis podido aprender y sacar alguna que otra conclusión más de nuestros amigos de cuatro patas.

  1.  La visión de los Perros

Los 5 sentidos de los perros

 

Los 5 sentidos de los perros

 

 

 

 

Al nacer, el perro tan solo tiene tres de los cinco sentidos que son el gusto, el olfato y el tacto. Los sentidos de la vista y el oído no dispondrá de ellos hasta que no cumpla entre 10 y 15 días de vida.

Aunque existe una creencia generalizada de que los perros tan solo pueden ver en blanco y negro, esto resulta ser erróneo. Los perros también ven en color al igual que nosotros, pero con un campo de visión más reducido (140.º humanos 60.º perros) y también una agudeza menor a la nuestra. Mientras que en el ser humano puede llegar a distinguir una persona a unos veinticinco metros, el perro necesitaría de unos seis metros e incluso en algunas razas esto es más acentuado. Esto mismo también le ocurre al contrario, ya que si le acercamos mucho (±30 cm) un objeto, este le costaría poder distinguirlo ya que lo vería borroso.

Al contrario que en el ser humano, a esto hay que unirle que el perro carece de memoria visual, por lo que hace fundamental que necesite de sus otros sentidos como el olfato y el oído para poder recordar que es lo que está viendo.

Otro de los puntos a destacar son los colores, pues en el perro no puede llegar a distinguir toda la gama de colores que nosotros podríamos llegar a ver (se podría casi decir que es daltónico) no pudiendo diferenciar todos los colores. Esto quiere decir que por ejemplo pueden distinguir el rojo del azul pero en cambio a veces confunden el verde y el rojo llamándose a esto visión dicromática, que es muy típica en la mayoría de los animales. Los colores que suele reconocer con más facilidad son el azul y el violeta, siendo el rojo el color el que más le cuesta identificar.

En la visión de nuestros perros también puede llegar afectar defectos como la miopía o hipermetropía donde suelen ser más propensas ciertas razas de otras.

En cambio, su visión nocturna es extraordinaria gracias a la herencia recibida de sus antepasados los lobos. Esta agudeza visual por la noche se debe gracias a la gran capacidad de dilatación que tiene su pupila, pudiendo de esta forma que cualquier luz aunque sea leve pueda ser percibida y así estimular la retina que es donde se alojan las células refletantes. Estas células son las que provocan que los ojos de nuestros perros brillen en la oscuridad cuando son iluminados.

2. El oído de los Perros.

audición perro

El segundo sentido más desarrollado del perro es el oído después del olfato. Aunque cabe recordar como hemos dicho que nacen sin este sentido durante sus primeros días de nacimiento.

Su oído es asombroso, pudiendo llegar a escuchar sonidos desde una distancia de unos doscientos veinte metros, llegando a ser cuatro veces más lejos que en los seres humanos.

El sonido se transmite por medio de ondas, donde sus frecuencias de vibraciones se miden en unidades llamadas hercios (Hz). En el ser humano la media auditiva se encuentra entre 20-20.000 Hz, mientras que en los perros es de 20- 65.000 Hz, siendo la variedad de frecuencia alta en la que son más sensibles, a bajas frecuencias los humanos y los perros tienen una audición similar. Es por ello por lo que muchos perros se sienten molestos por ruidos como por ejemplo la aspiradora, un silbato o ruidos lejanos que nosotros no alcanzamos a poder oír.

Es muy típico poder observar como en algunos momentos nuestro perro se pone a ladrar sin ningún sentido, en muchos casos esto ocurre por ruidos que nosotros no alcanzamos a escuchar.

Pero como al igual que en los humanos no todos los perros tienen desarrollado de la misma forma la audición. Influyen diversos factores como la edad o la raza del perro e incluso la posición de las orejas, ya que en las razas de orejas erectas como pueden ser el Chihuahua o el Corgi su sentido del oído se encuentra más desarrollado que en las razas con las orejas caídas como pudiera ser el Lhasa Apso.

Una particularidad del oído de los perros es que nunca descansa, incluso cuando están completamente dormidos su audición permanece intacta pudiendo llegar a diferenciar ruidos ajenos a la del sonido ambiente. A diferencia de la vista los perros guardan en su memoria los sonidos que le son familiares.

3. El Olfato de los Perros.

 

Los 5 sentidos de los perrosNos encontramos ante el Rey de los sentidos en nuestros perros, llegando a tener entre unos 150 a 300 millones de células olfativas frente a los 5 millones que tiene el ser humano. Su área cerebral dedicada al olfato es 40 veces mayor que la que utilizamos nosotros. Todo estos datos hacen que sea de lo más normal que durante sus primeros días y a lo largo de toda su vida sea el sentido más utilizado y por el cual se tenga que guiar en diferentes situaciones.

En la composición de su hocico se encuentran diversos órganos y estructuras que hacen que no se le escape ningún tipo de olor. Entre estos órganos cabe destacar el órgano Jacobson u órgano vomeronasal que es muy común en algunos animales vertebrados. Este órgano permite extraer del aire las partículas que contienen los compuestos químicos que  hacen característico cada olor y gracias a su gran memoria que utiliza solo para el olfato pueda clasificarlo.

Entre las estructuras óseas, la más importante son los llamados cornetes que tienen una forma de espiral y se encuentran recubiertas por una mucosa dotada de muchos pliegues. Esta singularidad anatómica es la que influye para que pueda tener una extensa área olfativa de hasta 200 cm² de superficie respecto al ser humano que es de tan solo 3 cm².

Otra peculiaridad del perro que hace que tenga un olfato tan desarrollado es que el aire inhalado y exhalado nunca se mezclan llegando de esta forma a poder identificar mucho más nítido las diferentes partìculas responsables de los olores que provienen del aire inhalado. Existen ciertos olores que el perro suele tener una mayor sensibilidad pudiendo llegar incluso aislar un olor turbio dentro de una gran variedad de olores fuertes.

Dada la extensa área que utiliza en el cerebro el perro para el olfato, éste lo utiliza como una gran biblioteca de datos. Al igual que nosotros solemos tener una gran memoria visual  y guardamos con ello nuestros recuerdos, el perro utiliza su olfato para poder recordar. Es por ello que podemos observar como aunque nos vean desde lejos nuestro propio perro no nos reconoce, tan solo será así hasta que no nos puede oler u oír. Digamos que se fía más de su nariz y sus orejas antes que de sus ojos.

Durante muchos años e incluso hoy en día este desarrollado sentido se está utilizando en diversos colectivos profesionales como pudieran ser la policía, bien sea para detectar drogas, explosivos e incluso hasta dinero. O también en los servicios de emergencias para actuar en catástrofes o buscar personas que se encuentran desaparecidas, donde los resultados son extraordinarios.

Recientemente se han desarrollado unos estudios a cargo de un grupo de investigadores en un hospital de Nueva York donde han podido demostrar como a través del olfato de perros adiestrados pueden llegar a detectar el cáncer de próstata en la orina humana. Incluso, se están realizando pruebas en pacientes con diabetes, donde se ha logrado comprobar que son de gran ayuda ya que son capaces de detectar cuando un paciente se encuentra a punto de tener un ataque hiplogucémico (bajada del azúcar) pudiendo avisar antes de que esto ocurra.

Puede que estemos ante un nuevo futuro prometedor de nuestros amigos de cuatro patas en el campo de la medicina preventiva mediante la predicción de ciertas enfermedades así también como en la Terapia con Animales que cada vez está siendo más utilizada y conocida llegando a tener grandes resultados.

4. El Gusto del Perro

Es uno de los sentidos menos estudiados de los perros, aunque también cabe decir que es el menos desarrollado. Al contrario que los humanos, a la hora de comer no sienten el placer del gusto en la comida como nosotros lo sentimos, los perros interpretan si les gusta o no la comida sobretodo con el olfato.

Las papilas gustativas del perro son muy inferiores a las nuestras, teniendo sobre unas 1.700 células del gusto frente a las 9.000 que solemos tener nosotros. Aunque existe una gran diferencia quiero dejar constancia de una curiosidad. — ¿Sabías que un perro tiene muchas más papilas gustativas que un gato a los que se les atribuye la categoría de excelentes gourmets? 😉 .

De entre esas 1700 papilas gustativas podríamos decir que se podrían dividir en diferentes categorías, donde las más abundantes son las que le permiten distinguir lo dulce y los sabores ácidos, otras para poder diferenciar los sabores de la carne y una pequeña fracción que son las encargadas de reconocer la fructosa, ya que es sabido que les encanta ciertas frutas, pudiendo así diferenciar su sabor.

Unos de los sabores que se considera que son incapaces de identificar es lo salado. Se supone que genéticamente nunca tuvieron la necesidad de este condimento ya que el yodo de la carne les proporcionaba lo necesario para su organismo, obviando así su gusto. Es por ello, que podemos observar como nuestros perros pueden llegar a beber el agua del mar cuando tienen sed y no se dan cuenta de su sabor, con el consiguiente problema de deshidratación que esto les puede acarrear.

5. El Tacto de los Perros.

El tacto de los perros también es otro de los sentidos junto al del gusto que menos tienen desarrollado los perros ya que para ello se ayudan de sus sentidos más evolucionados como son el oído y el olfato.

Aunque los perros también disponen de millones de sensores receptivos repartidos a lo largo de todo su cuerpo como en los seres humanos, estos no llegan a tener tanta sensibilidad como pudiéramos llegar a tener nosotros. Ciertas partes del cuerpo del perro como pudieran ser las almohadillas, columna vertebral y la región de la cola son las más susceptibles a la hora de poder percibir mejor las sensaciones como las acaricias.

Una zona muy sensorial para el perro son los pelos que le sobresalen situados alrededor de la cara sobre todo en el hocico y la mandíbula. Estos pelos o también llamados coloquialmente bigotes le son de gran utilidad para poder orientarse en la oscuridad e incluso estudios recientes se le atribuyen la facultad de poder percibir las ondas que provocan los diferentes tipos de sonidos al igual que en otros mamíferos.

+1 Reloj Interno del Perro.

Aunque no es considerado como un sentido propiamente dicho, es por ello por lo que no he querido enumerarlo y he optado por identificarlo como el +1, no querría terminar este artículo sin llegar a poder mencionar su asombroso reloj interno.

Todos los amantes de los animales y especialmente los perros, solemos coincidir en su gran precisión a la hora de saber cuando les toca su paseo diario, tener que comer e incluso la hora de acostarse. Es como si tuvieran un reloj biológico interno que les avisa. Una vez que los acostumbremos a unos hábitos de horario, será como si algo interno les pudiese avisar de que ha llega el momento de cada actividad.

sentidos perrosEste detalle sin ir más lejos me ocurre con mi perrita Bimba. Todos los días sobre las 20:00 horas se viene hacia la habitación que es donde suelo escribir y se pone a tocarme con sus patitas para avisarme de que es su hora de paseo. Nunca falla!!

Lo mismo le ocurría tambien al perro Hachiko de la famosa película de “Hachiko siempre a tu lado” protagonizada por Richard Gere donde todos los días a la misma hora puntualmente siempre recibía a su dueño a la estación de trenes que era de donde venía de trabajar.

Espero de corazón que este artículo te haya podido gustar y pueda servirte para poder llegar a conocer y comprender mucho más a fondo a nuestros grandes amigos de cuatro patas.

Si esto es así, y cruzo los dedos porque así sea, tan solo pedirte un pequeño favor y es que lo compartas con tus amigos en las redes sociales, seguramente a ellos también les podrá gustar. Un abrazo y muchas gracias por estar ahí leyéndome 😉 .

loading…


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.